El sábado pasado se celebró la Bestial Race en Las Palmas de GC. Ha sido la primera carrera de obstáculos tipo Spartan Race que ha tenido lugar en la isla de Gran Canaria. Junto con un grupo de infatigables compañeros reclutados (voluntariamente) de entre las filas de asistentes al centro donde trabajo constituimos un equipo con el que afrontar esta dura (y divertida) prueba.

Las salidas se efectuaban por tandas. Cada 15 minutos salía un grupo de unos 100 corredores bestiales. A nosotros nos habían colocado en la salida de las 12, lo cual nos llenaba de orgullo y satisfacción (este año con rey nuevo a saber que frase usará…pero centrémonos…), si hacía fresco sería una hora ideal para no morir de frío.

Un par de horas antes ya estábamos todos reunidos en el barranco de La Ballena, lugar del evento, desvelado apenas dos semanas atrás. Dejamos nuestras bolsas en el guardarropa, y nos pusimos a buscar al guía que unos 45 minutos antes de las 12 iba a llevar a nuestra tanda a la línea de salida barranco abajo. Después de un par de vueltas por fin dimos con el grupo y emprendimos marcha al comienzo.

criticabestialJusto a las 12, y con el Highway to Hell de ACDC empujándonos dimos comienzo a nuestra aventura bestial. Después del subir hacia uno de los márgenes del barranco, bajamos de nuevo cruzando el cauce por carretera y subiendo hacia el otro lado a través de una ladera que, después de un tramo empinado en el que nos ayudabamos de una cuerda para subir llegamos al barrio de la Feria, bajando nuevamente ya hacia el obstáculo de la alambrada en seco (a los de la modalidad Hell, de 6 km no nos tocaba alambrada con barro).

Proseguimos bajadas y subidas hasta encontrarnos con tuberías que atravesar y montículos de tierra tipo trial, sacos para cargar, muros que saltar, también típicos de estas carreras y, ya en la segunda mitad del recorrido, los obstáculos más exigentes.

Después de subir y bajar unas cuantas escaleras nos encontramos (como no) con la escalera horizontal o monkey bar, con unos travesaños más gruesos de lo esperado que hacían resbalar a mucha gente. A continuación, en uno de los campos de fútbol (bueno en sus restos) del centro del barranco teníamos que sortear una pirámide de tres contenedores con la ayuda de redes y cuerdas a las que encaramarnos. Luego, y tras pasar por dos cubetas llenas de agua (y barro de 1500 corredores) entramos al campo de césped artificial donde estaban los obstáculos finales: la rampa-pirámide, el peso que había que elevar con polea y la trepa a la cuerda. Después de esto ya por fin la meta y la merecida medalla.

Como experiencia ha estado genial participar en este evento. Fue muy divertido ver que una gran mayoría éramos novatos y como aún así todos nos apañamos para terminar felizmente, disfrutando del estupendo ambiente entre corredores y compañeros de equipo. El recorrido lo vi entretenido, con los avituallamientos en los sitios adecuados y unas pruebas bien montadas.criticabestial2

Me ha sorprendido mucho el aluvión de críticas que ha recibido la organización, muchas provenientes claramente de personas que en su vida han participado en una competición organizada. Es cierto que hubo muchas cosas mejorables y otras que salieron estupendamente. Por hacer un ejercicio diferente, y siempre desde mi punto de vista, voy a comentar lo que a mi juicio se hubiera podido mejorar intentando sugerir posibles soluciones:

  • Guardarropa: después de hacer cola durante bastante tiempo conseguí dejar mi ropa de recambio a buen recaudo. Quizá aquí hizo falta un espacio más amplio para que los voluntarios trabajasen y a ser posible un mayor número de ellos. A la hora de la recogida nos permitían acceder al espacio donde se guardaba todo y sinceramente era un caos de bolsas y mochilas amontonadas en un sótano sin orden ni concierto. Aparte del dorsal, tenías que describir tu mochila para que la buscasen. Una solución que habría facilitado las cosas hubiera sido incluir en la bolsa del corredor una pegatina con el número de dorsal impreso con la que traer ya el bolso identificado de casa para entregarlo y a correr. Aparte de eso, acondicionar el sótano con espacios separados según la carrera, centena del dorsal, etc habría facilitado el orden y la identificación.

  • Recogida de dorsal y chip: aquí perdimos mucho tiempo. La solución debería ser la misma que en el punto anterior: más voluntarios que tuvieran claro lo que hacer. También abrir el stand en horario de mañana hubiera ayudado a escalonar a los asistentes, aunque supongo que andarían escasos de personal para esto último. A la bolsa, en lugar de la camisa que todo el mundo pidió, añadiría un folleto con las recomendaciones que se dieron en la reunión técnica, con las horas recomendadas de salida, croquis de guardarropa, meta y stands, etc.

  • Salida y meta: según tengo entendido, hubo algún grupo que con guía y todo se perdió la salida de su tanda o estuvo a punto. Esto no lo se con seguridad y la verdad se me ocurren pocas soluciones. La mayoría de las carreras a las que he ido tienen salida y meta en el mismo punto, pero claro, salen todos a la vez. Aquí al ser escalonada la cosa tropezarían los que llegan con los que están saliendo. Quizá hubiera ayudado tener al guía identificado con un globo o algo así (ya se que no es muy “bestial” pero bueno), y también que se coordinasen con el juez de salida con walkie talkie o algo parecido.

  • Recorrido: al ser bastante enrevesado, con idas y venidas por el mismo sitio, hubo gente que se confundía. Yo lo ví bastante bien, pero bueno, siempre se pueden poner más cintas. Una cosa que sí cuidaría más sería separar bien la circulación de los corredores de la del público, ya que a veces unos estorbaban a los otros compartiendo espacios.

  • Avituallamientos: me parecieron correctos, a mi me dio para tomar algo de agua. Por lo visto, en tandas posteriores empezó a escasear, pero bueno, son fallos de estimación. De todas formas, para la gente que pasó calor, sed y demás penurias, en una carrera de montaña o asfalto, los avituallamientos suelen estar cada 5 km y nadie se queja, es lo usual. Entiendo que quizá este evento puede ser más exigente, pero como dice Joe de Sena (fundador de las Spartan Races), hay que ‘entrenar para lo inesperado’. Estas carreras se supone que también se hacen para satisfacer y fomentar el espíritu de aventura que tan dormido tenemos, a juzgar por las críticas leídas.

  • Obstáculos: montaje perfecto de los obstáculos, a pesar de que los usaron 1500 personas,aguantaron en perfectas condiciones hasta el final de la carrera. Lo que sí mejoraría sería la instrucción recibida por los voluntarios o el número de ellos. En las pruebas más exigentes, cuando coincidían tres o cuatro personas haciendo burpees no solía haber nadie controlando que se hicieran los 10 o 20 correspondientes. Por otro lado en el último punto de la Hell había un armazón circular que albergaba dos pruebas: izar el peso y trepar la cuerda, con lo que había bastante barullo de gente compitiendo, haciendo burpees, etc. Quizá separarlas aunque fuera en un armazón lineal hubiera resultado más práctico.

  • Meta: acabar en la zona de césped vino genial para descansar y estirar a gusto, aunque yo colocaría la meta en un sitio más “arropable” por el público, para que disfrutaran más tanto corredores como espectadores de la llegada.

  • Servicios en meta: lo mismo que en los avituallamientos, hubo fallos de estimación que hicieron que faltasen viandas para los corredores que acababan. Eso sí, al llegar en tandas no se dieron los apelotonamientos en mostradores que he sufrido en otras carreras. Masaje no me dí, pero si ví que estaban bien organizados y como en lo anterior, sin demasiada gente esperando. En cuanto a la camiseta de finisher, había variedad de tallas, pero no había manera de distinguir si eran de chico o de chica, y los voluntarios que las administraban se negaban a cambiarlas. Para la próxima una pegatina por fuera o algo así de sencillo y listo.

He querido hablar de los aspectos negativos porque son los que más polémica han generado, no se si alguien de la organización leerá este artículo, pero está escrito con el ánimo de ayudar a mejorar las cosas, porque pienso asistir el año próximo y encontrarme una carrera mejor.

También hubo muchas cosas positivas: desde el estupendo ambiente entre corredores, con el público, etc. La buena pinta que tenía todo el montaje de la carrera, el buen marketing y promoción que se le hizo al evento en redes sociales, medios de comunicación, etc. Y lo cercana que he visto a la organización asesorando en todo momento, resolviendo dudas y reconociendo los fallos. Incluso veo digno de mención que ya días después de acabada la carrera sigan poniendo fotos y recuerdos en el perfil de facebook.

Por último (vaya discurso me ha quedado) quiero agradecer la participación, sacrificio y las ganas que le han echado a los miembros del equipo Alpargatas de Spartan: Adriana,Blanca, David y Yanira, son los más mejores. Eso sin contar al resto de compañeros de Pilates 7 Palmas que no se animaron o no pudieron venir, pero que ya han prometido asistir a la próxima. ¡Ah! Y también a Fran,  Juan Carlos, Rocío y Tony, acompañantes y fotógrafos que nos ayudaron a tener los mejores recuerdos de este día.

Sobra decir que si tienes algo que añadir, eres bienvenido, ¡nos vemos en la próxima!