El ciclo adictivo del azúcar

El ciclo adictivo del azúcar

Gracias a Rubén Valiente, un compañero que conocí a través de Google+ descubrí una infografía explicando como actúa el azúcar en nuestro organismo provocando adicción y otra serie de problemas a largo plazo como pueden ser sobrepeso, tolerancia a la insulina e incluso diabetes tipo II.

Este gráfico estaba en inglés, (lo puedes encontrar aquí) así que me decidí a tirar de mis escasas dotes diseñísticas para que la gente que no se las apañe muy bien en la lengua de Shakespeare pueda disfrutar de esta información tan práctica en la de Cervantes. Hoy en día prácticamente todos los alimentos procesados llevan azúcar, así que conviene tener en cuenta sus efectos en nuestra salud.

azucarciclo

 

Agradecería a los médicos y nutricionistas que leen el blog, que comenten cualquier inexactitud que vean que pueda mejorar la información reflejada en la imagen. Sobra decir que si la encuentran útil la pueden compartir con total libertad.

La otra lotería

La otra lotería

“Sabemos que no sueles tratar estos temas pero si nos permites, nos gustaría mandarte la información de la campaña que estamos lanzando estas fiestas para que, si te parece bien, compartas con tus seguidores.” Este fue el correo que recibí hace unos días de Anna Parnau en nombre de la fundación Josep Carreras contra la Leucemia. Y claro que me parece bien.

En estas fechas la fundación Josep Carreras está aprovechando para lanzar una campaña de concienciación y colaboración para que entre todos demos un impulso a la investigación y la lucha contra una enfermedad que está presente entre nosotros más de lo que pensamos (¿sabías que es 2000 veces más probable recibir un diagnóstico de leucemia que ganar el gordo de Navidad?).

Cada año, en España, más de 5000 personas enferman de leucemia. Aún así, gracias a la labor de fundaciones como la de Josep Carreras, 3 de cada 4 niños y 2 de cada 4 adultos se acaban curando.

Accediendo a www.laotraloteria.com  puedes acceder a la web de esta campaña y, desde ella, a las diferentes maneras que ofrecen de colaboración, desde donaciones puntuales con la cantidad que desees, hacerte socio si te interesa, donar médula ósea, y hasta algo tan fácil como enviar un SMS cuyo coste íntegro se destina a esta fundación (NOLEUCEMIA al 28027).

No te lo pienses, tal como están las cosas, la colaboración es la única manera de salir adelante. Muchas gracias a todos por estar.

 

 

Osteoporosis y ejercicio

Osteoporosis y ejercicio

Siempre se ha dicho que una buena medida para prevenir y frenar la osteoporosis es hacer ejercicio pero ¿qué tipo de ejercicio es más conveniente? ¿Hay algún peligro si entrenamos teniendo osteoporosis? ¿Existe algún tipo de actividad preventiva?

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es el tipo de enfermedad ósea más común. Se da cuando nuestro cuerpo no es capaz de fabricar suficiente hueso nuevo, o cuando los minerales que constituyen el hueso existente son reabsorbidos progresivamente por el organismo. Esto es un proceso que ocurre en el transcurso de años, y normalmente la gente no se da cuenta de que sufre osteoporosis hasta que se produce la fractura, cuando  ya la enfermedad está bastante avanzada, aunque cada vez hay más medios para detectar este deterioro de forma precoz.

Ya desde hace siglos se sabe que el estrés mecánico aplicado al hueso hace que aumente la masa ósea, estimulando la síntesis de tejido óseo, sobre todo en las zonas afectadas por el ejercicio. Por otro lado, también se han estudiado mucho los procesos por los cuales los pacientes encamados e inmovilizados pierden masa muscular y ósea.

Por todo esto, la práctica de ejercicio físico es una de las recomendaciones que siempre están en boca de los médicos al tratar gente con esta enfermedad.

¿Qué ejercicio practicar?

Básicamente, cualquier ejercicio que se haga con la oposición de la gravedad puede ser beneficioso, desde correr, aeróbic, caminar, subir escaleras, trabajo con pesas, etc. En cambio actividades en las que la gravedad no está tan presente, como la natación, no producen los mismos beneficios. Existen estudios que demuestran que la práctica regular de ejercicio, nos ayuda a fabricar hueso,  tanto en individuos sanos, como en gente con osteoporosis ya diagnosticada.

¿Qué precauciones tomar?

Primero que nada, y como siempre, deberíamos consultar con nuestro médico. Si piensa que la actividad que queremos realizar puede entrañar algún riesgo. Hay algunos gestos que son bastante peligrosos, por ejemplo, todos en los que tengamos que flexionar en exceso la columna (como cuando bajamos las manos a tocar las puntas de los pies), o rotaciones forzadas (si encima las hacemos con la columna algo flexionada mucho cuidado).

¿Cómo cambian mis huesos con el ejercicio?

Se han realizado varios estudios, en los que por ejemplo, se ha comprobado que la gente que corre con regularidad tiene mayor densidad ósea en la zona lumbar, caderas y húmero. También los practicantes de deportes unilaterales como el tenis, poseen mucha más masa ósea en el brazo dominante que en el otro. Es por eso que se recomienda una mezcla de ejercicios aeróbicos con algo de trabajo de pesas, para ejercitar el cuerpo por completo y producir un beneficio más general.

Otra cosa que influye mucho en la cantidad de hueso “de reserva” que tengamos es haber practicado deporte y haberse nutrido bien en los primeros 30 años de vida, así que para los que todavía estáis a tiempo ¡ya sabéis!

Cómo la gente ocupada encuentra tiempo para relajarse

Cómo la gente ocupada encuentra tiempo para relajarse

A veces nos preguntamos como ciertas personas sacan tiempo para hacer tantas cosas. Parece que invierten energía sin descanso en sacar todos sus proyectos adelante…¿sin descanso? Bueno, hasta los galos de la aldea de Astérix y Obelix, con poción mágica y todo, se pegaban un banquete de jabalí después de zurrar a los romanos, y de eso precisamente vamos a hablar, de la importancia de sacar tiempo para nosotros y “desconectar”.

Como dice Tony Schwarz, fundador de The Energy Project “la importancia del descanso está arraigada en nuestra fisiología. Los seres humanos no están diseñados para gastar energía de forma continuada, más bien estamos destinados a alternar estados de gasto de energía con estados de recuperación de energía”.

Según defiende Schwarz, cada vez nos resulta más difícil satisfacer las incontables exigencias del día a día, a un ritmo cada vez más agobiante. Paradójicamente, la mejor manera de hacer más, es pasar más tiempo haciendo menos. Diversas investigaciones demuestran que las “recuperaciones estratégicas” aumentan la productividad, el buen desempeño laboral, y por supuesto la salud.

Te mostramos siete maneras con las que gente conocida (y no tan conocida) se oxigena y recupera para mantener las baterías cargadas:

Simplificar lo inevitable: Chris Solarz, un asesor de pensiones, no ha tomado el metro para ir al trabajo en nueve años. Este neoyorquino recorre los 6,5 km. que le separan de su trabajo corriendo todos los días. “El tiempo de traslado al trabajo es tiempo inútil” dice este corredor, que usa este trayecto como preparación para el resto del día. Quizá no puedas prescindir de tu tiempo de transporte al trabajo, pero sí puedes simplificar algo en tu vida o sustituirlo por algo que controles y te aporte algún beneficio.

Mantener nuestros amigos (peludos) cerca: Muchos presidentes y altos cargos políticos, o personalidades del mundo de los negocios se han llevado a sus mascotas incluso a la Casa Blanca (en el caso de los presidentes de Estados Unidos). Nuestras mascotas pueden contribuir a bajar la presión sanguínea y reducir los niveles de estrés.

Échate una siesta: Compañías como Google, o Procter & Gamble, han añadido a sus oficinas cuartos acondicionados para poder disfrutar de una cómoda y reparadora siesta. Después de todo, una siesta de 15 minutos puede hacer más por tu energía y tus niveles de estrés que cualquier otra solución a la que solemos recurrir cuando nos sentimos “hasta arriba” (como fumar, comer desordenadamente, etc.).

Desenchúfate: Si, la gente ocupada tiene un montón de trabajo que hacer, mantener el contacto con gente, comunicarse. Pero esta misma gente sabe que si no desconectan del todo de vez en cuando, pueden acabar “quemándose”. Muchos aprovechan al menos uno de los días del fin de semana para llevar a cabo su particular ritual de purificación.

Juega: El juego no es algo que deba reservarse únicamente a los niños. Según Scott G. Eberle, editor del American Journal of Play “La necesidad de novedad y placer que satisface el juego no se pierde cuando crecemos”. La mayor parte de la gente exitosa sabe de la importancia para la salud que tiene poder reservar un tiempo para divertirse de vez en cuando.

Medita: La meditación se ha convertido en tendencia entre la gente más exitosa. Desde Oprah Winfrey a Rupert Murdoch, las grandes estrellas de los negocios están descubriendo los beneficios de la meditación. Se ha demostrado que la meditación contribuye a disminuir el estrés, aumentar la creatividad, y conectarnos más con nuestro yo verdadero. Y no lleva mucho tiempo comprobar sus resultados, con sólo 10-15 minutos de meditación ya podemos obtener beneficios.

Disfruta de la naturaleza: Muchas de las personalidades más ocupadas y públicas aprovechan los días libres o los fines de semana para escaparse fuera de la ciudad, cuidar de un jardín o disfrutar de la naturaleza de alguna manera.

Fuente:http://www.huffingtonpost.com/2013/10/06/how-highly-successful-peo_n_3983196.html

Aunque todo esto suena idílico, para algunos puede parecer una utopía poner todo esto en práctica, con la vida ocupada que tenemos. Podemos pensar que esto sólo se lo pueden permitir los dueños de grandes empresas, cargos políticos, etc. y no alguien que todos los días lucha por sobrevivir o sacar adelante una familia en un país con un montón de problemas.  De todas formas, creo que lo que interesa, si queremos conservar algo de nosotros en el torbellino que supone el día a día, es sacar un rato al día para nosotros, aunque no sea ninguna de las cosas de la lista, y aunque no sean más de diez minutos, lo que importa es que encontremos una receta que nos funcione. ¿Tienes tú la tuya? Si te apetece la puedes compartir por aquí o a través de nuestra página de Facebook.