¿Ya has probado algún calzado minimalista? ¿Has leído el artículo previo del blog “cómo iniciarse al calzado minimalista I”?¿Te han gustado las dos experiencias y quieres probar eso de correr en plan mínimo también? Si has respondido afirmativamente a todas las preguntas anteriores, seguramente te interese seguir leyendo los consejos que te damos para que tu experiencia en esta nueva aventura sea lo más placentera posible.

  • Elección de una superficie, ¿dura o suave? Mucha gente que te vea corriendo con tu nueva “receta” te formulará alguna variante de la pregunta: “¿Pero con eso no corres en duro verdad?” Aunque suene contradictorio, iniciarse corriendo sobre una superficie dura y uniforme puede hacernos más fácil encontrar la pisada adecuada, (contactando el suelo con el metatarso o mediopié) al tiempo que nos evita malgastar energías en estabilizar el tobillo en casa pisada, como ocurriría si corriéramos en césped o arena. Sea cual sea la superficie sobre la que decidas experimentar, asegúrate de conocer el terreno con anterioridad.
  • Técnica de carrera. Según el profesor Lieberman (U. Harvard) el contacto del pie en el suelo se puede dividir en dos fases:
    • Contacto inicial con el metatarso, que suele empezar por el borde externo para luego apoyar todo el ancho del pie. Aunque probablemente sea mejor que el contacto se produzca con el pie casi plano, para no sobrecargar los gemelos y sóleo. En este momento el peso del cuerpo está justo encima del pie.
    • Bajada gradual del talón, acompañado de una flexión suave de rodilla y cadera, como si cayéramos de un salto. En este momento el peso del cuerpo ya se ha empezado a desplazar hacia adelante.
    • Puntos a tener en cuenta:
      • Longitud de zancada: no lances la pierna delante tuyo. Las zancadas son mucho más cortas que con zapatillas amortiguadas, todo el esfuerzo para avanzar se hace llevando la pierna hacia atrás, no moviendo las rodillas hacia adelante.
      • Prueba a correr descalzo del todo en una superficie lisa y segura, y observa cómo la pisada se adapta para amortiguar los impactos contra el suelo.
      • Paciencia, paciencia, paciencia. Puede tomar desde varios meses a un año acostumbrarse a este nuevo calzado, y si nos pasamos podemos convertir el disfrute de la libertad que uno siente al correr en una tortura que nos provoque lesiones y malos recuerdos.

Como una imagen vale más que mil palabras, aquí les dejo un vídeo del kenyano Moses Mosop, donde podemos observar como su pie aterriza casi debajo de su cuerpo. Más tarde en el vídeo aparece otro chico corriendo con un estilo más “tradicional”, con una zancada más larga y “taloneando”:

Recuerda dosificar bien tu transición. Quizá las primeras semanas, con hacer alguna actividad diaria con las zapatillas minimalistas será suficiente para sentir que el pie ha estado trabajando. Más tarde, cuando ya empieces a correr, la misma empresa Five Fingers recomienda ir aumentando el tiempo de carrera con su calzado (o cualquier otro minimalista) en fracciones de no más del 10% de incremento semanal.

Espero que te vaya bien en tu aventura del correr, en esto como en todo, el secreto está en disfrutar. Si necesitas consultar algo sabes que tienes disponibles los comentarios, nuestra página en Facebook, o incluso el pajarito azul…