Cada vez está más de moda hacer ejercicio descalzos o con calzado minimalista. En un mundo en el que casi todo se rige por las posibilidades de beneficio económico, ¿qué puede haber de cierto en los beneficios que promulgan los defensores del minimalismo? Te contamos a continuación lo que nos dicen varios estudios realizados al respecto.

Año 2001, dos agentes de Nike observan el entrenamiento del equipo de atletismo de la Universidad de Stanford. Misión: obtener feedback de los atletas patrocinados por la compañía sobre qué zapatillas prefieren para entrenar…complicado. Los corredores de Stanford parecían preferir…no llevar nada. 

Estos atletas estaban siendo entrenados por Vin Lananna, conocido especialista con un currículum increíble a sus espaldas. Cuando los agentes de Nike le preguntaron por qué sus atletas iban descalzos la respuesta de Vin fue “no puedo probar lo que digo, pero cuando mis atletas corren descalzos, van más rápido y se lesionan menos”. Este mismo entrenador argumentaba que al darles a nuestros pies más y más refuerzos, los terminamos aislando de su posición natural. Andando descalzo -decía- el pie se fortalece y se reduce el riesgo de fascitis, problemas con el tendón de Aquiles y la rodilla.

En cuanto al riesgo de lesión, cada año entre un 65% y un 80% de los corredores habituales sufren algún tipo de lesión que le retira por más o menos tiempo de la actividad deportiva. Se supone que cada vez las zapatillas de deporte son más avanzadas, entonces ¿porqué no se va reduciendo el número de individuos lesionados? De hecho “las dolencias en el tendón de Aquiles han aumentado un 10% desde los años 70 y la fascitis plantar se ha mantenido estable” (Stephen Pribut). Según un trabajo de investigación del año 2008 efectuado por el doctor Craig Richards (Univ. de Newcastle, Australia), no hay estudios basados en observación que demuestren que las zapatillas de correr reduzcan nuestra propensión a lesionarnos.

Aún más, y cometiendo el error de generalizar: las zapatillas más caras son las más dañinas. Existen varios estudios (Marti, 1989; Robbins y Gouw, 1991) que han comprobado que mientras más elementos de protección incorporen unas zapatillas, más incidencia de lesiones hay, quizá porque la pisada se deteriora más al no recibir el pie datos adecuados con los que amortiguar correctamente el impacto con el suelo, y quizá porque medio centímetro más de espuma no amortiguan tanto como una técnica de carrera correcta.

Relacionado con esto, en otro estudio (Robbins y Waked, Univ. McGill) descubrieron que cuando un gimnasta salta, cuanto más grueso es el tapiz, más duro es el impacto de los pies contra el suelo, en busca de estabilidad. Estos doctores comprobaron que pasaba lo mismo con los corredores: los pies impactan con más fuerza en el suelo cuando perciben una superficie blanda (zapatillas con mucha amortigüación).

En contra de lo que uno creería, cuando se ha analizado el impacto de unos pies descalzos sobre suelo duro se ha comprobado que este es menor que cuando se corre con zapatillas. El cuerpo busca la manera de impactar de la forma más inofensiva posible, acortando la zancada y contactando el suelo con el metatarso debajo del centro de gravedad, en lugar de con el talón por delante de este, que es lo que hacemos cuando llevamos zapatillas amortiguadas (Dr. Lieberman, Univ. Harvard).

Todos estos datos están sacados del libro “Nacidos para correr”, de Christopher McDougall y de contrastar la información del libro con los estudios reales, así que cualquier parecido con la realidad es más que una coincidencia. Va siendo hora de como mínimo cuestionarnos algunas cosas, y darle una oportunidad a nuestros pies…

Poco a poco iremos hablando de más cosillas interesantes relacionadas con las carreras y el barefoot (correr lo más descalzo posible vaya): Cómo surgió Nike y como se las apañaron para introducir el concepto de zapatilla de deporte moderna, las razones por las que los humanos están más dotados para recorrer largas distancias que otros animales, etc.

Si quieres estar al corriente de todas las novedades que vayan saliendo en el blog, puedes seguirnos por Facebook. ¡A disfrutar y a moverse!